Un colgante nos gusta que sea especial

En casi todas las poblaciones, los aretes, relojes, pulseras, gargantillas, etc. han gozado de mucho prestigio. Los rubíes, esmeraldas, diamantes o zafiros o también el zinc y el cobre que se conseguían de las minas eran símbolo de fortuna, aportaban estilo, e incluso servían de ornamento o como fetiche.

No obstante el valor de cada pieza de joyería es fruto del tiempo que se emplea en que puedan fabricarse.

Y por supuesto el interés que va a tener unos colgantes con nombre, unos aretes o un brazalete no es sólamente los costes de producción o elaboración, la calidad o el detalle de los especialistas en joyería, ya que lo que verdaderamente importa es que con una pieza que lleve amatista, turquesa, jade, azabache, turquesa o ágata pretendemos transmitir nuestro apego por esa persona.

Las joyerías con más prestigio apuestan por la innovación, aplicando semillas, porcelana, titanio, tejidos o frutos.

Los minerales más peculiares y cotizados por su pureza se consideran los que más se demandan en joyería, como serían el oro o las piedras preciosas.

En estos últimos tiempos encontramos joyas de todos los estilos, las alhajas con amatista, cuarzo, rubíes, diamantes, esmeraldas, etc. e incluso los complementos para las muñecas de oro verde serán lo más. También los fabricantes de alhajas han comenzado a usar tejidos con la intención de fabricar joyas.

Se lleva la mezcla de estilos étnicos y country en collares grandes, alianzas que parecen mariposas, caballos, pulpos, pájaros, etc., en varios tonos como por ejemplo el plata de onlysilver, el azul y el colorado y sin duda muy voluminosos. Los anillos, pendientes, collares, colgantes, etc. que se inspiran en la época eduardiana o también con orquídeas, crisantemos, pétalos de rosa, zinnias, etc. están muy de moda.

Cuando escogemos una pulsera, una gargantilla, un anillo o un colgante nos gusta que sea especial. Las mujeres sin duda se ven más favorecidas y naturalmente se las ponen con sus prendas y manoltinas, zuecos, peep toes, botas, etc..

No hay tantas opciones para los caballeros pero se suelen poner en estos tiempos anillos, gemelos y relojes.

Es aconsejable hablar con un especialista en un comercio que conozca a la hora de escoger un reloj, unos gemelos, un anillo, un collar, etc. y por supuesto busque en internet puesto que seguro que ve precios más asequibles. Además acuérdese de que a través de la web o en su joyería pueden ponerle el nombre de su abuela, abuelo, hijo, hija, cónyuge, madre o padre en la joya.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *