A veces asistimos a fiestas de amigos y parientes

A veces asistimos a fiestas de amigos y parientes. Estas cenas se hacen generalente en locales de moda, no obstante en ocasiones optamos por hacerlas en las casas. Normalmente los asistentes llevan algo para comer o beber.

Algunos se encargan de llevar vino, y anteriormente se asesoran con el fin de no equivocarse y de esta forma deleitar a las personas que van.

Adquirir un buen vino es difícil si no sabemos del tema, por ello les daremos unas recomendaciones que le van a venir muy bien.

En los establecimientos generalmente no sabemos que vino elegir y nos guiamos por el coste, este fallo suele ser bastante corriente, y además lo compramos sin leer la etiqueta al igual que no valoramos 3 normas elementales que según los expertos serán indispensables cuando se trata de elegir un vino apetecible. La mayor parte de los caldos no son totalmente puros, muchos llevan sulfitos, y eso debería indicarse en el etiquetado.

Han de saber que bastantes de los vinos que aconsejan en las revistas o diarios especializados son de poca calidad, esto pasa porque los fabricantes les pagan bastante dinero con vino primavera con el fin de que realicen esas valoraciones. Asimismo hay que contemplar que los caldos blancos envejecen mucho mejor que los tintos.

Para constatar si un vino es de calidad lo más apropiado sería tapar la etiqueta y depositarlo dentro de un jarro de cara a no dejarnos influir por el aspecto de la botella.

Las tres reglas esenciales que debemos de seguir serán: en primer lugar contemplar el vino, a continuación percibir el aroma el vino que hemos depositado dentro de el jarro y por último degustarlo. A lo largo de dicho procedimiento empleamos el sentido del gusto, de la vista y del olfato.

Los años que tiene, la variedad de la uva y el rendimiento serán particularidades que determinan el color del vino.

Los diferentes colores del caldo se definen por la región en la cual se ha obtenido la uva. El vino de las regiones sureñas, que tienen temperaturas bastante altas, tiene un color bastante más homogéneo que el vino que viene de la parte norte cuyas viñas se ubican en territorios más frios y con poco sol. Va a ser recomendable ver las gotas que se esparcen en las paredes del cristal, porque cuantas más haya mayor será la graduación de alcohol.

Percibir el olor de el caldo con el objetivo de determinar su sabor suele ser la operación más complicada, dado que no tenemos todos el olfato tan fomentado, debe oler a fruta, maderas y flores, en el caso de que encuentre otro olor diferente deseche ese vino pues no tendrá buen sabor.

Catar el caldo va a ser lo que hagamos para finalizar y sin lugar a dudas lo esencial. Tenemos que saber que tanto en el vino blanco como en el tinto tenemos que averiguar su nivel de acidez.

Para terminar, de ningún modo compre vino sin el consejo de aficionados y entendidos y no coja el coche después de su consumo.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *